Raza de gatos scottish fold

Raza de gatos scottish fold

Raza de gatos scottish fold

Con sus peculiares orejas replegadas hacia atrás y su mirada tierna, el scottish fold es un animal dulce y amable con el que es muy fácil convivir, haciendo de él un gato doméstico perfecto. Es un juego de juegos y de caricias ideal.

Historia de la raza

Los orígenes de la raza los encontramos en el año 1961 en una granja al norte de Dundee (Escocia), en una hembra blanca llamada Susie de orejas inclinadas hacia delante por una mutación genética.

Esta gata fue cruzada con un gato callejero de red tabby llamado Snook que presentaba las mismas orejas inclinadas. De este cruce nacieron dos gatitos que tenían la misma característica. No obstante estos cruces se detuvieron por la aparición de malformaciones de extremidades y de la cola, debidos a mutaciones similares a las que provocaron los pliegues en las orejas.

La raza scottish fold surge del cruce de uno de los cachorros de la pareja inicial con un ejemplar de la raza british shorthair. En algunos de estos cruces el gen de pelo largo se manifestó en algunos individuos, a partir de los cuales se creó la raza highland folds.

En 1971 se decide en Gran Bretaña no reconocer a la raza como tal porque se cree que la mutación de sus orejas genera sordera en los gatos. Así fue como éstos llegan a Estados Unidos, donde criadores locales toman el relevo y mejoran la raza hasta convertirla en una de las más populares de la actualidad.

Con el tiempo se ha demostrado que los problemas de sordera eran congénitos de los scottish fold de pelo blanco y ojos azules.

Características de la raza

Instintivamente amistosos, los gatos scotish fold tienen una inteligencia extraordinaria y son animales calmados, reflexivos y ligeramente reservados, aunque cariñosos con los suyos. Le encanta observar a su dueño, con el que por cierto mantiene una estrecha relación.

Como decimos son animales tiernos y dulces que aprecian la compañía del hombre. Su maullido representa perfectamente como son, con una voz bien modulada y nada agresiva. Y es que estamos ante animales discretos y silenciosos, aunque les encanta jugar con los suyos.

Es incluso una raza que disfruta con la compañía de otros congéneres. Esta raza no presenta ni un ápice de dominancia, lo que permite que se lleve bien incluso con otros animales. Pero cuidado con juntarlo con animales “dominadores”, porque al carecer de ese instinto, el scottish fold no sabrá como defenderse.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Gatos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook