Los 6 sentidos de los gatos

Los 6 sentidos de los gatos

Los 6 sentidos de los gatos

Visión, oído, olfato, gusto y tacto. Éstos son los 5 sentidos comunes que tienen los gatos respecto a los humanos. Pero en el título ya veis que hemos dicho 6 sentidos, y es que nuestros gatos tienen un sentido extra, el de la propiocepción, en sentido exclusivo que le permite percibir la posición de su propio cuerpo en el espacio.

En las siguientes líneas hablaremos de éste y del resto de sus sentidos e intentaremos explicar su funcionamiento brevemente.

La visión de los gatos 

La visión de nuestros gatos presenta muchas particularidades. Es una visión binocular de las mejores entre los mamíferos (alrededor de 120 grados). Por ello distingue mejor los relieves y las distancias. Móvil, su cristalino enfoca rápidamente a sus presas. 

Además presenta una excelente visión nocturna que le permite cazar por la noche. La apertura de su pupila se adapta la luz para proporcionar más o menos claridad. Es redonda y alargada con gran oscuridad, ovalada y estrecha con luz moderada, y muy estrecha con luz intensa.

El olfato de los gatos  

Nuestros gatos no huelen tan bien como los perros, sin embargo su sentido del olfato también muy desarrollado y juega un papel predominante en el consumo del alimento y en sus relaciones sociales. Por ello es importante no perturbar este sentido o el gato podría negarse a comer. 

Su percepción de los olores es muy rica y puede decodificar un sinnúmero de olores diferentes, reconociendo las mezclas químicas más complejas. 

El gusto de los gatos

Igual que anteriormente veíamos dos sentidos muy desarrollados, el del gusto en cambio estaría en el otro extremo. Éste interviene muy poco en la elección de los alimentos .

 Los gatos sólo detectan cuatro sabores básicos: el salado, el dulce (en concentraciones muy altas), el ácido y el amargo.

El oído de los gatos 

Es normal pensar que la vista será el sentido mejor desarrollado de los gatos, pero la realidad es que este “galardón” se lo lleva el oído. Nuestra mascota es capaz de detectar una amplia gama de sonidos, tanto intensas como de una muy baja intensidad. Del mismo modo, la gama de vibraciones que recibe es alrededor de tres veces más grande que la del hombre.

 ¿Qué marca la diferencia en el oído de los gatos? Su capacidad de enfocar sus pabellones auditivos en diferentes direcciones y con independencia de ambos lados para localizar mejor la fuente del sonido.

El tacto de los gatos 

La piel del gato es un potente detector muy sensible a minúsculas diferencias en la presión o en la temperatura. Sus áreas más receptivas son la cara, las extremidades y las zonas anales y de los genitales. No podemos olvidarnos de sus grandes bigotes, muy sensibles y altamente desarrollados.

Sentido de la propiocepción gatuna

Se desplaza bien por las alturas, aterriza sobre las cuatro patas en una caída,... El gato es muy reconocido por su notable sentido del equilibrio. El origen de esta habilidad es una detección fina, casi inconsciente y continua, de la posición de la cabeza en el espacio.

Cada movimiento exterior es detectado por sensores situados en el oído interno. Del mismo modo los receptores musculares y los tendones comparan continuamente la tensión en cada grupo muscular.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Gatos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook